Blog

Cómo escribir un post de salud

Ya en el año 1997 empezó la andadura de los inicialmente conocidos como weblogs, término que procede de web (internet) y log (registro o cuaderno de bitácora). Sin embargo, este nombre cayó pronto en desuso y fue sustituido por la forma abreviada «blog».

Los blogs suelen tener un formato de diario en el que se van escribiendo entradas, conocidas como posts. Su tono informal, su lenguaje sencillo y su tamaño reducido hacen de los posts una herramienta muy atractiva para llegar a un público determinado de forma directa.

Los temas relacionados con la salud son los más consultados en internet. Solo hay que echar un vistazo para ver que hay infinidad de blogs de salud, y no es necesario ser un gran escritor para conseguir buenos resultados. Si te pica el gusanillo de escribir un post de salud sobre tu área de conocimiento, te explicamos cómo hacerlo como un auténtico bloguero.

Antes de empezar…

Lo primero que debes definir con claridad es a quién te diriges. ¿A colegas médicos? ¿A otros profesionales sanitarios? ¿A pacientes? Debes adaptar el lenguaje y la profundidad de tu contenido a tu público objetivo.

Consejos de bloguero a bloguero

A continuación, te mostramos una serie de consejos muy fáciles de seguir para escribir un post de lo más profesional.

  • Tómate tu tiempo. Aunque tu vida como médico tenga un ritmo desenfrenado, es importante que te olvides de las prisas cuando escribas un post. La divulgación científica requiere tiempo y calidad.
  • Utiliza un lenguaje adecuado. No te pierdas en tecnicismos, pero tampoco busques que te den el premio Nobel de Literatura. Utiliza un lenguaje adaptado a tus lectores y que te permita responder de forma eficiente las preguntas que los han llevado a leer tu post.
  • Incluso aunque hayas hecho un gran trabajo de documentación, no se trata de que escribas todo lo que sabes sobre un tema, sino de que muestres lo que tu público quiere saber. Si tu contenido es arduo y aburrido, sin duda perderás lectores.
  • Mejor si es simple. Intenta transmitir las ideas complejas mediante un lenguaje más sencillo, tal y como lo harías en una conversación de tú a tú.
  • Párrafos y frases cortas. Muchas veces tu público te leerá desde su teléfono móvil, por lo que tu contenido debe ser lo más visual posible.
  • Un párrafo, una idea. Esta regla es muy útil para todos tus escritos y también para tus
  • Resalta las palabras clave. Sin duda facilitarás la lectura.
  • Incluye preguntas y apelaciones directas a tu lector. Incita a seguir leyendo y dale a tu post un tono de conversación. Te ayudará a que los lectores no pierdan el hilo.
  • Estructura el contenido. Intenta que tu post no sea un batiburrillo de ideas. Merece la pena que dediques un tiempo a darle una forma apropiada. Ayúdate de títulos y, si fuera necesario, de subtítulos. ¡Pero no te pases con las jerarquías! Como mucho, tres niveles.
  • Es fundamental que aportes las fuentes originales, sobre todo si muestras datos o comentas estudios clínicos.
  • Incluye la fecha. Aunque te parezca una obviedad, asegura que incluyes la fecha de publicación (o la última fecha de revisión) de tu post. Estás hablando de ciencia, por lo que puede que algo que sea correcto hoy, ya no lo sea mañana.

Sé profesional

¿Has terminado de escribir tu post? ¿Tienes unas ganas locas de publicarlo? Es importante que antes dediques unos minutos a repasar. Haz una última lectura del texto y, si todo es correcto, ¡adelante! ¡A publicar!

Referencias